Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Jagdwagen, el primer todoterreno de Porsche

Jagdwagen, el primer todoterreno de Porsche

Lo escaso siempre es más valioso. Esa regla de oro entre oferta y demanda, se convierte en obligación en el mundo del automóvil. Por eso, los aficionados a los todoterrenos tienen en el Jagdwagen de Porsche uno de sus vehículos de referencia.

Fue uno de los modelos con menor producción -no llegó a los 100 ejemplares- y quizá por eso para muchos quedó en el olvido. Pero lo cierto es que Porsche tuvo su primer todoterreno hace ya más de medio siglo, cuando se lanzó a la fabricación de un coche que en principio iba destinado a fines militares pero acabó en el mercado civil.

El abuelo del Cayenne se llamó 597 Jagdwagen, que literalmente significa coche de caza, y a pesar de que no acabó alcanzando los objetivos que la firma se había propuesto, se trataba de un buen todoterreno para la época en que vio la luz: 1955.

En aquel momento, la idea de Ferdinand Porsche tras haber diseñado el Kübelwagen para Volkswagen era fabricar su propio todoterreno. Corrían los años 50, y la firma se marcó como meta presentar un coche para el concurso que proveería de vehículos al ejército. Se buscaba un todoterreno ligero de una línea similar al Jeep, sin embargo, el favorito para los militares que se establecieron en la República Federal de Alemania fue el DKV Munga, así que el plan tuvo que rediseñarse para intentar vender ahora ese coche en el mercado civil.

Características de un clásico

Fue entonces cuando el Porsche 597 adquirió el sobrenombre de Jagdwagen para facilitar la venta precisamente como un coche de caza, y entre 1955 y 1958 se mantuvo en el mercado. Tenía un motor trasero de cuatro cilindros y podía alcanzar los 100 km/h además de subir pendientes de hasta un 65%. Por lo demás, no llegaba a los 1.000 kilos de peso y en cuanto a sus dimensiones, tenía una longitud de 3,70 metros, una anchura de 1,60 y una altura de 1,43 metros.

Pero quizá lo más característico de su diseño era la ausencia de puertas, que obligaba a que los asientos fueran cóncavos para mayor seguridad de los ocupantes. De esa forma se pensaba que se facilitaba la entrada y la salida, que podía hacerse más rápido.

Tras una corta producción que tuvo lugar en el Werk 1 de Stuttgart, junto a los deportivos de carreras, en los años cincuenta, Porsche decidió cancelar su producción y dedicarse al resto de su catálogo, que se vería ampliado en breve. Por esa razón, los Porsche 597 Jagdwagen que se conservan son muy escasos, lo que los ha revalorizado en los últimos años.

Se cree que en la actualidad no hay más de 15, y entre ellos uno de los mejor conservados es el que se subastó hace ahora año y medio en Amelia Island durante una subasta muy especial. Al igual que los otros 14 Porsche que se subastaron aquel día, pertenecía al humorista Jerry Seinfeld, gran aficionado a la firma alemana.

Aunque el Jagdwagen era una de las estrellas de aquella velada, entre los subastados el coche que obtuvo una puja más alta fue el Porsche 550 Spyder de 1955, por el que obtuvo 5,3 millones de dólares. El Jagdwagen se vendió por 330.000 dólares, y finalmente, por el conjunto de los 15 Porsche, el actor se acabó embolsando 22 millones de dólares. Una suma que no está nada mal, sobre todo teniendo en cuenta que su garaje no se quedó vacío porque esa decena y media de coches era solo una parte de su colección.

 

Consulta nuestra oferta de todoterrenos en el buscador de nuestra web

https://www.decomprasbbva.com/coches/coches-nuevos.html#page=1

 

Fuente: marca.com

Dejar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.