Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información aquí

Los peligros de cargar tu móvil en lugares públicos

Los peligros de cargar tu móvil en lugares públicos

¿A quién no le ha pasado de quedarse sin batería y poner a cargar el teléfono en un aeropuerto, café o transporte público? El problema es más que habitual pero, ¿es esta la solución más adecuada? Algunos expertos aseguran los peligros son muchos y que, por lo tanto, es mejor tomar precauciones.

“Handshaking”: información expuesta en un “apretón de manos”

“Cuando conectas tu teléfono o tu tableta a esos enchufes públicos, por ejemplo en el aeropuerto, si un hacker se ha metido por ahí antes, podrá extraer información de tu dispositivo y tenerla a su disposición”, explicó Samuel Burke, reportero de tecnología de CNN, en un programa especial sobre el tema. Usar un cable USB para conectar el móvil a un ordenador o tablet que no conoces tampoco es la mejor opción. Según la empresa de ciberseguridad Kaspersky Lab, los móviles dejan totalmente expuestos una enorme cantidad de datos cuando están conectados a ordenadores durante un proceso que se conoce como “handshaking” (apretón de manos, en español). En ese intercambio de datos, el teléfono traspasa información al ordenador a través del cable. Y le “cuenta” a la máquina cómo se llama, cuál es su fabricante y su número de serie, cuál es su sistema operativo y hasta su lista de archivos. De esta manera, el móvil puede quedar “infectado” y es posible que alguien le siga la pista usando el ID del dispositivo, explican los especialistas de la consultora. Es lo que se conoce como “vulnerabilidad de carga” y los hackers profesionales podrían estar al acecho. Entre las consecuencias más habituales están que el teléfono sea invadido con un malware (software malicioso) a través de programas informáticos malintencionados o que se infecte con un virus ransomware, capaz de bloquear archivos y pedir un rescate a cambio, aseguran desde Kaspersky Lab. Algunos de estos virus se disfrazan de páginas oficiales superponiendo ventanas para obtener información personal y bancaria de correos fraudulentos (“phishing”).

“Juice-jaking”: el robo de archivos

La especialista en tecnología del diario estadounidense The New York Times, J. D. Biersdorfer, dice que el “juice-jaking” (la copia indiscriminada y sin consentimiento de los datos del teléfono) “ha sido probada en convenciones de hackers”. “Es completamente posible transferir software malicioso con un teléfono a través de la conexión USB desde una computadora o dispositivo en una estación de carga pública, como las de aeropuertos o centros comerciales”, explica Biersdorfer. “En 2016, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC, por sus siglas en inglés) recomendó a los consumidores que no conecten un smartphone personal al sistema de entretenimiento a través de un puerto USB o conexión Bluetooth en autos de alquiler“, dice la experta. La razón, según Biersdorfer, es que el sistema es capaz de importar y almacenar datos desde tu teléfono, como registros de llamadas, contactos y ubicaciones que has solicitado desde el GPS. La FTC aconseja, en cambio, usar el puerto eléctrico del automóvil y un cable compatible, en lugar de conectarlo a la salida del USB. Y este es sólo un ejemplo de “juice-jaking”. El periodista de investigación Brian Krebs, especializado en cibercrimen y seguridad digital, explica en su blog que existen los mismos riesgos en puntos gratuitos de recarga de quioscos públicos. “Algunas personas son capaces de enfrentarse a casi cualquier riesgo con tal de cargar la batería de su móvil”, asegura Krebs.

Las recomendaciones:

  • Utiliza las funciones de cifrado y autenticación de tu móvil para proteger tus datos y archivos. Las encontrarás entre los ajustes de seguridad
  • Usa un buen antivirus
  • No cargues tu móvil en ordenadores y puntos de carga que no sean de tu confianza
  • Si te arriesgas a cargarlo en un sitio menos confiable, no lo desbloquees durante la carga
  • Usa un cable USB especial que te permita cargar tu teléfono y que, a la vez, evite el traspaso de datos
  • Cárgalo apagado
  • Protege tu móvil con una buena contraseña
  • Sé cauteloso con las aplicaciones que instalas

Fuentes: http://www.bbc.com/mundo/

Dejar comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.